Índice

Etapas corporales de la pérdida de peso: ¿Qué le ocurre a tu cuerpo en cada etapa?

Si eres como la mayoría de la gente, probablemente quieras saber cuándo podrás empezar a ver los resultados de tu búsqueda de reducción de peso. También es posible que sientas curiosidad por saber si el peso que estás perdiendo procede de la grasa y no del músculo o del agua al mismo tiempo.

El proceso de adelgazamiento suele constar de dos fases: una inicial, rápida, seguida de otra posterior, más lenta.

A medida que nos esforzamos por alcanzar nuestros objetivos ideales de salud y forma física, es crucial comprender las distintas etapas de la pérdida de peso corporal para poder abordarlas con eficacia. A medida que avanzas por cada etapa, tu composición corporal cambia gradualmente al alterarse la grasa y la masa muscular. 

Al principio de un viaje de pérdida de peso, es probable que experimentes un aumento de energía debido a un incremento del metabolismo, a medida que se agotan las reservas de glucógeno de los músculos. Durante este tiempo, el equilibrio de macros – hidratos de carbono, proteínas y grasas – debe gestionarse cuidadosamente para obtener el máximo beneficio y evitar al mismo tiempo efectos secundarios no deseados. I

En etapas posteriores, se produce una pérdida significativa de grasa, acompañada de cambios continuos en la forma y las dimensiones corporales. Tu objetivo debe ser siempre mantener una masa muscular sana al tiempo que pierdes el exceso de grasa: una combinación equilibrada de dieta, estilo de vida y ejercicio son esenciales para este proceso.

Las etapas femeninas de la pérdida de peso

Etapa 1-2 Semanas – «La Fase de Luna de Miel»: Por qué puedes sentirte bien

La «fase de luna de miel» de una nueva relación es cuando tanto tú como tu pareja os sentís lo mejor posible. Es probable que te sientas feliz, alegre y entusiasmado con el futuro. 

Para muchas personas en estas primeras fases, el entusiasmo es tan grande que puede resultar difícil seguir el ritmo de la vida cotidiana además de las emociones positivas del nuevo vínculo. Algunos signos de que la fase de luna de miel puede estar pasando son la energía extra, los sentimientos de seguridad y la locuacidad general. 

Este sentimiento de euforia puede ser un momento extraordinario entre dos personas que acaban de iniciar una relación. ¡Disfruta de esta etapa única mientras dure!

Etapa 3-4 Semanas en «El Muro»: Por qué puedes sentirte fatal

Durante estas fases de pérdida de peso, normalmente entre las fases 3 y 4 semanas, la mujer experimentará un bajón de energía a medida que aparezca la fatiga. Esto puede ocurrir debido a diversos procesos corporales, como el agotamiento del glucógeno y los cambios metabólicos debidos al aumento del estrés del entrenamiento. 

Aunque es natural que los deportistas se sientan fatal durante este periodo, actúa como una adaptación necesaria al aumento de la carga de trabajo y ayudará a desarrollar la fuerza más adelante. Sin embargo, es importante ser consciente de las necesidades de tu cuerpo y no forzar este muro para «resistir»: el descanso y la recuperación suelen ser las mejores soluciones.

Etapa 5-6 Semanas en «La Meseta»: Por qué puedes volver a sentirte bien

Muchas personas se topan con una especie de muro a las 5-6 semanas de iniciar su viaje hacia el bienestar. ¿Por qué? Es probable que hayas hecho progresos decentes, y sientes que éste es un punto común para experimentar un nivel de autocomplacencia o incluso un bajón de energía debido a la creación de hábitos, la toma de decisiones y el cultivo de nuevas rutinas. 

El estancamiento en tu viaje de bienestar puede ser normal e incluso necesario para el futuro desarrollo del bienestar y no debe causar ninguna alarma, ya que forma parte del proceso. 

Durante esta etapa, tomarte tiempo para evaluar tus progresos y apreciar las pequeñas victorias y los logros recientes puede ayudarte a mantener el impulso.

Etapas femeninas para notar la pérdida de peso y cuánto peso puedes perder

Las mujeres pasan por diferentes etapas de pérdida de peso femenina a medida que progresan en su viaje de salud y forma física. Por lo tanto, la pérdida de peso no es lineal. Sin embargo, cada tipo de cuerpo femenino reaccionará de forma diferente al proceso. 

Para muchas mujeres, la primera etapa de pérdida de peso femenina consiste en comprender cómo funciona la distribución de la grasa en su tipo de cuerpo: esto puede ayudarlas a orientar mejor sus programas de fitness y a identificar las zonas problemáticas a las que pueden querer prestar especial atención. Además, comprender las etapas de la pérdida de peso femenina también puede ayudar a las mujeres a determinar cuánto peso pueden perder de forma realista. 

Depende de los genes, la dieta y los factores del estilo de vida, pero una buena regla general es aproximadamente 1 o 2 kilos a la semana para conseguir una pérdida de peso femenina sostenible.

A la luz de esto, examinemos lo que se necesita para perder realmente masa corporal. Hay cuatro etapas en la pérdida de grasa o de masa corporal en general:

Fase 1 

Tu cuerpo tiene azúcar almacenada (conocida como glucógeno cuando está en estado reservado) que está lista para alimentar cualquier actividad que realice tu cuerpo, como pensar, mantener el calor corporal, moverse, etc. En el hígado y los músculos, respectivamente, un individuo de tamaño medio puede almacenar hasta 300-400 calorías en glucógeno

El hígado puede llenarse y vaciarse, pero tiene un tamaño fijo, como una taza. Las células de los músculos se comportan como globos; se expanden y contraen notablemente. Cuanto más ejercicio haces, más peso pueden soportar tus músculos.

La pérdida de peso relacionada con la deshidratación no debe confundirse con la pérdida de peso relacionada con el agotamiento del glucógeno.

Fase 2

Es posible que notes que pierdes peso de forma más gradual durante este periodo de reducción de peso más lenta, y que llegues a una meseta de pérdida de peso. En esta situación, no estás perdiendo peso a pesar de seguir una dieta hipocalórica.

Aunque esto es típico, puede ser muy molesto. Sin duda, este tipo de etapa de pérdida de peso de tu viaje de reducción de peso puede ser intelectual y emocionalmente agotadora. Aparte de que estás perdiendo la motivación, todo parece un reto.

Fase 3

Tras meses de restricción calórica, entras en la tercera fase de la pérdida de peso. Ya habrás experimentado muchos altibajos emocionales. Encontrar el equilibrio a lo largo de esta etapa de tu viaje de pérdida de peso es clave para evitar el desánimo.

Puede que notes que eres más constante con tu ejercicio y tus elecciones alimentarias. Siempre sigues tu plan de comidas y regulas el tamaño de tus raciones. Como resultado, has establecido una base sólida de rutinas beneficiosas. Además, te has dado cuenta de que el proceso de pérdida de peso requerirá mucho tiempo y esfuerzo.

Fase 4

A lo largo de esta fase de pérdida de peso, comprenderás que tus hábitos están tan establecidos que ya no les das importancia. 

Esperas con impaciencia tus sesiones de planificación de comidas, te apetecen comidas ricas en verduras y pobres en proteínas, y tus amigos ya no cuestionan tu pedido cuando comes fuera.

Fase 5

La mayoría de las dietas te animan a pasar hambre para perder peso rápidamente. Sin embargo, el principal problema de estas dietas es que es más probable que vuelvas a engordar una vez perdido el peso.

Mantener la pérdida de peso debería ser tan crucial como perder peso. No sólo debes comer de forma diferente para mantener la pérdida de peso, sino que también debes modificar tus rutinas.

Las etapas femeninas de la pérdida de peso

Etapas de la pérdida de grasa y cómo seguir tu progreso

El simple hecho de comer menos se ha convertido en una compleja industria valorada en miles de millones de dólares, repleta de dietas y suplementos divisorios. Sin embargo, ambas estrategias son igualmente eficaces, así que examinemos los fundamentos de la pérdida de grasa y veamos cómo podemos maximizarla.

La pérdida de grasa tiene tres etapas: liberación de grasa, tránsito de grasa y utilización de grasa. En cada etapa pueden hacerse ajustes específicos para mejorar el proceso, incluyendo cuándo y qué comes, cómo haces ejercicio e incluso qué suplementos tomas. 

Así que observemos detenidamente y veamos cómo podemos aprovechar al máximo nuestros esfuerzos:

1. Liberación de grasas

La grasa se libera primero en el torrente sanguíneo para iniciar el proceso. Después, determinadas hormonas se conectan a las células grasas e inician el proceso de lipólisis cuando los músculos y otros tejidos necesitan energía (la descomposición de las grasas y otros lípidos mediante hidrólisis para liberar ácidos grasos).

La cafeína y el EGCG presentes de forma natural en el matcha y el café son excelentes suplementos que liberan eficazmente los ácidos grasos de sus lugares de almacenamiento.

Varias hormonas, como el glucagón, la epinefrina, la norepinefrina, la hormona del crecimiento y el cortisol, provocan la lipólisis. El estrés y el hambre desencadenan la liberación de la mayoría de estas hormonas. Las calorías pueden reducirse a niveles poco profundos para iniciar la liberación.

2. Transporte de grasas

Una vez liberados, unas proteínas similares a la albúmina transportan los ácidos grasos por el torrente sanguíneo. Después, estos ácidos grasos se unen a la carnitina antes de ser transferidos a la mitocondria, la central energética de la célula. 

La suplementación con carnitina y cualquier otra técnica o sustancia que favorezca la circulación puede optimizar este proceso.

3. Utilización de la grasa

Todo el mundo se concentra en este único proceso. En esencia, aquí es donde se produce la «combustión» de la pérdida de grasa. El cuerpo descompone los ácidos grasos y los utiliza como combustible. 

Ahora los ácidos grasos pueden proceder de distintas partes del cuerpo y ser utilizados, en lugar de proceder siempre de los tejidos más próximos al lugar donde se consumen las calorías.

Quemar más calorías mientras te mueves supondrá un gasto energético más importante. Sin embargo, el cuerpo también gasta calorías para mantener la temperatura corporal adecuada. Debido a su mayor demanda de calorías, la gente tiende a comer más en climas más fríos.

Los alimentos como el chile o los suplementos que elevan la temperatura corporal favorecerán el metabolismo de las grasas. Esto se debe a que el cuerpo sólo puede absorber agua a la temperatura corporal. Así, se ha demostrado que incluso beber agua fría acelera el metabolismo.

Lea también – Plan de comidas para la confusión metabólica – Gana energía y músculo

¿Cuáles son las etapas para conseguir abdominales?

Desarrollar unos buenos abdominales es un hito importante para las mujeres que desean tener un físico en forma. Aunque pueda parecer un objetivo sencillo, unos buenos abdominales requieren trabajo duro y dedicación. 

En términos generales, hay cuatro etapas principales en el proceso de conseguir unos músculos abdominales sólidos: preparación, dieta, ejercicio y recuperación

Preparación 

Cuando se trata del empoderamiento femenino, lo primero que hay que tener en cuenta es la preparación. Las mujeres deben determinar cuidadosamente sus objetivos y evaluar los cambios de estilo de vida que puedan ser necesarios para hacerlos alcanzables. 

Esto incluye compromisos como establecer un calendario de cuándo completar tareas específicas y alimentar una red de apoyo de personas que les empujen a conseguir sus objetivos. 

Al igual que la planificación empresarial estratégica, la preparación es fundamental para el éxito femenino; quienes se tomen el tiempo necesario por adelantado estarán mejor equipados para el éxito a largo plazo.

Hacer dieta

En segundo lugar, está el elemento de la dieta. Una dieta exitosa requiere algo más que un simple recorte de calorías. Es esencial centrarse en obtener los tipos adecuados de nutrientes adaptados a tu tipo de cuerpo específico, para lograr una salud y un bienestar óptimos. 

La disciplina también es esencial: ser consciente de lo que comes y cuándo lo haces te ayudará mucho a conseguir tus objetivos. Con un buen plan y dedicación personal, es posible realizar cambios en el estilo de vida que pueden conducir a una transformación física.

Ejercitando

La tercera es el ejercicio, que incluye entrenamientos más específicos dirigidos a los abdominales que las mujeres pueden utilizar para esculpir su fuerza muscular central. 

Varios entrenamientos dirigidos a los abdominales se centran en fortalecer los músculos centrales y crear definición en los abdominales para complementar una rutina de fitness sólida. Sin embargo, conseguir un tronco sólido requiere esfuerzo y constancia; es importante tener en cuenta que la mera realización de ejercicios dirigidos a los abdominales tardará tiempo en producir resultados. 

La dedicación a los regímenes de entrenamiento y unos hábitos de nutrición proactivos serán necesarios para conseguir los abdominales deseados.

Recuperación

Tras alcanzar los resultados deseados, la etapa final de un régimen de fitness es recuperarse adecuadamente. De nuevo, tomarse tiempo para descansar y dormir lo suficiente es esencial para ofrecer a tu cuerpo tiempo para curarse y recuperarse de todo el duro trabajo realizado para conseguir esos resultados. 

Hábitos saludables como los estiramientos, una dieta equilibrada, la hidratación y la incorporación de días de recuperación en tu rutina serán beneficiosos para prevenir cualquier lesión o fatiga a largo plazo. 

Si te aseguras de dar prioridad a la recuperación como parte de tu viaje de fitness, obtendrás mejores resultados y te asegurarás de que estás sacando el máximo partido de todas tus sesiones de sudor.

¿Cuándo empiezas a ver los resultados de la pérdida de peso?

Los resultados de la pérdida de peso varían de un individuo a otro. Sin embargo, la mayoría de los expertos coinciden en que deberías empezar a ver algunos resultados en la primera fase de la pérdida de peso. 

En general, esta etapa tiene lugar en las semanas iniciales de un nuevo programa y el tiempo que pases en ella depende de tus objetivos y metodología. Aunque el ejercicio regular y el control de las porciones son factores esenciales, tener una dieta equilibrada y nutritiva es vital para conseguir resultados duraderos. 

Al empezar, considera la posibilidad de trabajar con un profesional cualificado experto en dieta y nutrición para obtener los mejores resultados.

  • 1-3 semanas:

Puedes esperar experimentar un poco más de energía y menos hinchazón durante las primeras semanas. Después, dependiendo de tu déficit calórico, debes esperar un cambio en la báscula y un posible aflojamiento de la ropa.

Pero es crucial tener en cuenta que cada persona es única. Así, si tu amigo afirma que sintió que se le iba a caer la ropa tras perder 2,5 kg, tú puedes experimentar sensaciones totalmente opuestas tras la misma pérdida de peso.

  • 4+ Semanas:

De nuevo, no hay una regla rígida y rápida, pero tras cuatro semanas de pérdida de peso, la mayoría de las mujeres empiezan a observar cambios físicos más evidentes. 

En general, las mujeres pueden prever que bajarán una talla de ropa después de perder unos 5 kilos. Pero como las tallas difieren según los tipos de ropa y las marcas, esto no es una ciencia. 

Sin embargo, puedes utilizarlo para predecir a grandes rasgos cuándo empezarán a producirse la mayoría de los cambios físicos en tu cuerpo, en función de tu déficit calórico individual y de tu ritmo de pérdida de peso.

¿Cuánto tiempo se tarda en ver los resultados de la pérdida de peso?

Los resultados de la pérdida de peso pueden llegar tan pronto como varios días o semanas después de iniciar un plan de adelgazamiento, y pueden prolongarse hasta meses o años, dependiendo de la fase de pérdida de peso que te propongas. 

Como puedes ver, las circunstancias y la duración de la pérdida de peso de cada persona pueden ser muy diferentes. Sin embargo, la mayoría de las personas que empiezan una dieta limitando su ingesta calórica diaria empezarán a mostrar beneficios en una o dos semanas, aunque sólo pierdan un kilo.

Los resultados de tu reducción de peso se harán patentes más rápida y drásticamente a medida que realices cambios más sustanciales en tu alimentación y en tu modo de vida.

Por ejemplo, si quieres perder unos kilos rápidamente, los cambios rápidos en la dieta y la rutina de ejercicios pueden mostrar una pérdida de peso en sólo una semana. Sin embargo, si lo que quieres es una pérdida de peso sostenida y constante a largo plazo, pueden pasar varios meses o hasta un año antes de ver resultados significativos. 

Por ejemplo, si alguien ya tiene un poco de sobrepeso y reduce sólo 100 calorías de su dieta diaria, puede perder alrededor de medio kilo en dos o tres semanas. 

Una persona podría experimentar una pérdida de peso de uno a dos kilos cada semana durante las primeras cuatro a ocho semanas de su viaje de pérdida de peso si elimina 500 calorías de su dieta diaria y realiza 45 minutos de ejercicio aeróbico al día.

En última instancia, el plazo dependerá de los objetivos individuales y del punto de partida actual, pero con dedicación y esfuerzo, la mayoría de la gente puede empezar a hacer progresos reales en unas pocas semanas.

Conclusión 

Tu salud y tu bienestar mejoran mucho si mantienes un peso corporal saludable. Hay algo más que evaluar que el peso en la báscula si has alterado tus rutinas de alimentación y ejercicio para adelgazar.

La forma en que te queda la ropa y la forma de tus nuevos músculos son dos ejemplos de signos externos. Otras métricas internas son la reducción del dolor, la disminución de la tensión arterial, la mejora del sueño y una mayor sensación de bienestar.

Continúa si observas estos cambios beneficiosos. Podría ser el momento de reconsiderar tus estrategias si experimentas efectos secundarios desfavorables como agotamiento o caída del cabello. 

Para asegurarte de que avanzas con seguridad, debes trabajar con un dietista o un médico.