sucede si dejas el ayuno intermitente
Carmen Van Rensburg - Fisióloga del Ejercicio Acreditada
Carmen Van Rensburg es fisióloga del ejercicio acreditada y cuenta con más de 12 años de experiencia en este campo. Ha demostrado su pericia en el diseño de servicios de rehabilitación basados en el ejercicio que promueven el bienestar y la recuperación. Sus técnicas instructivas para llevar a cabo sesiones de ejercicio seguras y eficaces han ayudado significativamente a las personas en diversos ámbitos. Entre ellas se incluyen la pérdida de peso, la mejora de la fuerza muscular, la optimización de la función cardiovascular, la mejora de la composición corporal, el aumento de la flexibilidad y la facilitación de la recuperación de enfermedades crónicas, discapacidades y lesiones.
12.02.2024

¿Qué sucede si dejas el ayuno intermitente? Desmitificando todo

Índice

Introducción: ¿Por qué deberías considerar el ayuno intermitente?

¿Quieres progresar con tu dieta? ¿Estás buscando una manera rápida de cambiar tu rutina de bienestar sin complicarte demasiado? Si es así, el ayuno intermitente podría ser la solución perfecta para ti.

El ayuno intermitente se está convirtiendo rápidamente en una de las formas más populares de nutrición, ¡y hay muchas razones para ello! Se trata de comer dentro de ventanas específicas durante el día o la semana, y los estudios muestran que puede ofrecer numerosos beneficios para la salud.

En este artículo, repasaremos desde los fundamentos del ayuno intermitente hasta algunos consejos útiles para comenzar y romper con el ayuno intermitente. Así que empecemos, ¡sigue leyendo si tienes ganas de aprender más!

¿Es posible tomar un descanso del ayuno intermitente?

El ayuno intermitente no es solo una dieta; es un estilo de vida que puede brindar resultados increíbles. Mantenerse en él después de elegir un plan es fundamental para perder peso. No vamos a endulzarlo: el ayuno puede ser desafiante al principio, y es posible que cuentes los minutos hasta tu próxima comida con entusiasmo. ¿Y si surgen planes inesperados? ¿Puedes tomarte un descanso?

Aquí tienes la buena noticia: tienes el control de tu horario de ayuno intermitente, así que si necesitas tomar un descanso, ciertamente puedes hacerlo.

Pero es crucial recordar mantenerte dentro de tu horario de ayuno para no frenar tus resultados. Además, tus ventanas de alimentación son tan importantes como tus ventanas de ayuno, así que si decides tomar el fin de semana libre, debes tomar decisiones conscientes y seguir comiendo de manera relativamente saludable.

Aunque la tentación de comer una pizza profunda entera o compartir una botella de vino con un amigo puede ser fuerte, es probable que descubras que ya no proporciona el mismo nivel de satisfacción.

Recuerda que perder peso es un proceso que requiere compromiso. Sin embargo, también es importante estar abierto a ajustes según avances.

sucede si dejas el ayuno intermitente

Principales conclusiones del ayuno

  • Está bien tomar un descanso del ayuno intermitente los fines de semana, pero planifícalo con anticipación y esfuérzate por comer de manera relativamente saludable.
  • Si te sientes fatigado durante el ayuno intermitente, escucha a tu cuerpo y retrocede si es necesario.
  • Al tomar un descanso, no abandones por completo una alimentación saludable. En cambio, trata de equilibrar el disfrute de caprichos con elecciones de alimentos ricos en nutrientes.
  • Tomar un descanso del ayuno intermitente puede ayudar a restablecer tu metabolismo y devolver la normalidad a tu cuerpo.
  • El ayuno intermitente se trata de encontrar lo que mejor funcione para tu estilo de vida, así que sé flexible y permítete ajustar tu rutina según sea necesario.

Lea también – ¿La medicación rompe el ayuno intermitente?

7 razones por las que dejé el ayuno intermitente

  • Sentir hambre

Durante los períodos de ayuno, el ayuno intermitente puede dejarte con bastante hambre. A algunas personas les resulta difícil lidiar con los antojos y se vuelven irritables y frustradas. Es natural no querer tener hambre todo el tiempo.

  • Disminución de los niveles de energía

Si bien el ayuno intermitente puede mejorar los niveles de energía en algunas personas, no funciona para todos. Durante los períodos de ayuno, los niveles de energía de algunas personas disminuyen, lo que dificulta mantenerse enfocado y pasar el día.

  • Sacrificios sociales

Seamos honestos. La vida está llena de eventos sociales, reuniones y salidas, muchas de las cuales giran en torno a la comida. Debido a que debes seguir tu horario de ayuno, el ayuno intermitente puede arruinar estos eventos. Algunas personas encuentran que los sacrificios sociales requeridos son demasiado difíciles de soportar, y prefieren disfrutar de estos momentos sin las limitaciones del ayuno.

  • Desequilibrios hormonales

Nuestros cuerpos son sistemas intrincados; el ayuno intermitente a veces puede afectar nuestras hormonas. Si bien puede afectar positivamente las hormonas de algunas personas, otras pueden experimentar desequilibrios que afectan el estado de ánimo, los ciclos menstruales o incluso los patrones de sueño. Por lo tanto, es esencial escuchar a tu cuerpo y priorizar tu bienestar.

  • Estancamiento del peso

Aunque el ayuno intermitente puede ayudar en la pérdida de peso, ¡cada cuerpo es diferente! Algunas personas encuentran que su pérdida de peso se estanca después de un tiempo, y a pesar de sus mejores esfuerzos, les cuesta perder esos kilos extras. Puede ser desalentador y llevarlos a explorar otras estrategias dietéticas.

  • Malestar digestivo

El ayuno intermitente implica cambiar cuándo y cuánto comes, lo que a veces puede causar estragos en tu sistema digestivo. Como resultado, algunas personas pueden experimentar hinchazón, malestar estomacal o cambios en los movimientos intestinales, lo que las hace reconsiderar su rutina de ayuno.

  • Preocupaciones sobre la salud mental

Aunque el ayuno intermitente se centra principalmente en la salud física, es crucial considerar la salud mental. Para aquellos que tienen trastornos alimentarios o luchan con su relación con la comida, las estrictas reglas del ayuno intermitente pueden desencadenar comportamientos no saludables o patrones de pensamiento negativos. Por lo general, priorizar la salud mental es más importante que adherirse a un plan de ayuno específico.

¿Es posible tomarse un día libre del ayuno intermitente?

¡Ah, los días de trampa! Son como pequeñas pausas de tu dieta cuando puedes disfrutar de los sabrosos caprichos que tu corazón desea. Pero cuando se trata de ayuno intermitente, los días de trampa pueden ser un poco más complejos pero siguen siendo maravillosamente flexibles.

Verás, durante un día de trampa dentro de tu horario de ayuno, tienes la libertad de desviarte de tu plan de dieta en cuanto a lo que comes o cuándo comes.

Todo se trata de encontrar ese punto dulce de flexibilidad dentro de tu rutina de ayuno.

¿Qué sucede si te saltas un día de ayuno intermitente?

Cuando rompes tu horario de ayuno intermitente por un día, pueden ocurrir algunas cosas en tu cuerpo. Echemos un vistazo más de cerca:

Impulso digestivo y energético:

Tu sistema digestivo se pone en marcha cuando consumes alimentos después de romper tu ayuno. Tu cuerpo comienza a descomponer los alimentos que comes, absorbe nutrientes y los convierte en energía. Esto puede darte un pequeño impulso de energía, especialmente si has estado ayunando durante un tiempo.

Pico de insulina:

Romper el ayuno con una comida o tentempié puede resultar en un aumento temporal en los niveles de insulina. La insulina es una hormona general que ayuda en la regulación del azúcar en la sangre facilitando la absorción de glucosa en las células. Este pico suele ser parte de la reacción del cuerpo a la ingesta de alimentos.

Efectos metabólicos:

Romper tu ayuno intermitente por un día puede interrumpir temporalmente los beneficios metabólicos que experimentas normalmente durante el período de ayuno. El ayuno ayuda a mejorar la autofagia (limpieza celular) y puede promover la quema de grasa. Sin embargo, un descanso de un día solo deshará parcialmente estos beneficios. Una vez que retomes tu rutina de ayuno, tu cuerpo puede volver a la normalidad.

Ajustes digestivos:

Es posible que experimentes ajustes digestivos temporales según los alimentos que consumes durante tu descanso. Tu cuerpo puede necesitar adaptarse a nuevos alimentos y métodos de procesamiento, lo que puede causar hinchazón o cambios en los movimientos intestinales. Estos efectos suelen ser transitorios y desaparecen a medida que tu cuerpo se ajusta.

Impacto psicológico:

Entonces, lo necesario: escucha a tu cuerpo, sé consciente de lo que comes al romper el ayuno y vuelve a tu rutina de ayuno después.

¿Es aceptable romper el ayuno intermitente una vez a la semana?

La respuesta es: sí, generalmente está bien romper tu ayuno intermitente una vez a la semana. Tomarse un descanso del ayuno en un día específico es beneficioso para muchas personas.

Tomarse un descanso de vez en cuando puede proporcionar un impulso mental y emocional, haciendo que la rutina de ayuno sea más sostenible a largo plazo. Te permite disfrutar de ocasiones especiales y eventos sociales o darte el gusto con tus delicias favoritas sin sentirte restringido.

Lea también – Todo lo que necesitas saber sobre cuándo tomar colágeno durante el ayuno

¿Subiré de peso si dejo de hacer ayuno intermitente?

Es comprensible tener preocupaciones sobre el aumento de peso al dejar el ayuno intermitente.

El aumento de peso es posible al dejar el ayuno intermitente, pero no es un resultado garantizado. Muchos factores pueden influir en tu peso, como tu dieta general, la ingesta de calorías, los niveles de actividad física y el metabolismo individual.

Se han realizado varios estudios para investigar los efectos del ayuno intermitente en el mantenimiento del peso después de discontinuar la rutina de ayuno. Un estudio publicado en JAMA Internal Medicine, por ejemplo, descubrió que después de un período inicial de pérdida de peso con el ayuno intermitente, los participantes pudieron mantener su pérdida de peso incluso después de suspender el régimen de ayuno. Esto sugiere que los beneficios del ayuno intermitente pueden tener efectos a largo plazo en el control del peso.

Si vuelves a comer demasiadas calorías o alimentos no saludables, es más probable que aumentes de peso.

Para mantener un peso saludable después de dejar el ayuno intermitente, considera los siguientes consejos:

  • Para mantener una dieta saludable, come una variedad de alimentos integrales. Esto proporcionará a tu cuerpo los nutrientes necesarios mientras controlas tu ingesta de calorías.
  • Vigila los tamaños de las porciones y sé consciente de tus señales de hambre y saciedad. Practicar la alimentación consciente puede ayudar a evitar el exceso de comida y promover mejores elecciones alimenticias en general.
  • Asegúrate de participar regularmente en actividades físicas que disfrutes, ya sea caminar rápido, bailar, andar en bicicleta o entrenamiento de fuerza. El ejercicio ayuda a mantener la masa muscular, estimula el metabolismo y respalda la gestión del peso.
  • Prioriza el sueño de calidad, maneja los niveles de estrés y mantente hidratado. Estos factores del estilo de vida desempeñan un papel importante en el mantenimiento de un peso saludable.
sucede si dejas el ayuno intermitente

¿Cómo romper un ayuno sin aumentar de peso?

Si ayunas durante 12, 14 o 16 horas, el aumento de peso es poco probable que sea significativo. Estos ayunos intermitentes más cortos generalmente no resultan en una pérdida sustancial de agua. Sin embargo, si ayunas consistentemente durante 16-18 horas, la pérdida de agua puede acumularse con el tiempo.

En cuanto a ayunos más largos de 24 horas o más, generalmente hay una pérdida de agua más significativa y, por lo tanto, una mayor probabilidad de aumento de peso posterior. Cuando rompes tu ayuno, tu cuerpo repone las reservas de glucógeno en tu hígado y músculos. Dado que el glucógeno es principalmente agua, el proceso de reabastecimiento puede agregar rápidamente algunos kilos de peso de agua.

Pero no te preocupes, este aumento de peso es completamente normal y saludable. Además del peso del agua, también recuperarás peso no relacionado con el agua después de un ayuno, ya que la comida que consumes necesita ser procesada y almacenada.

Hablemos de cómo minimizar la ganancia de grasa después de un ayuno de manera amigable. Tenemos tres «i» para ti: Insulina, Inflamación e Ingesta.

  • Primero, la insulina.

El ayuno hace que los niveles de insulina disminuyan significativamente, permitiendo que tu cuerpo acceda a la grasa corporal almacenada para obtener energía a través de la lipólisis. La clave para mantener bajos los niveles de insulina después del ayuno es limitar tu consumo de carbohidratos.

  • A continuación, la inflamación

Es normal experimentar cierta inflamación después de la realimentación. Sin embargo, una inflamación excesiva, especialmente en el intestino, puede ser perjudicial. La inflamación en el intestino puede crear un entorno que favorezca el aumento de peso al aumentar el apetito y hacer que comamos en exceso (de nuevo, ingesta). Para reducir la inflamación, es importante seguir una dieta equilibrada y nutritiva.

  • Por último, la ingesta

Aunque los puntos anteriores lo mencionan, controlar la ingesta total de calorías es fundamental para evitar un aumento excesivo de grasa después de un ayuno. Recuerde que el equilibrio entre las calorías consumidas y las calorías quemadas sigue siendo importante para controlar el peso.

Cuando el ayuno intermitente deja de funcionar, aquí tienes 3 super consejos para conservar las ventajas

Reevalúa tu rutina de ayuno 

Con el tiempo, tu cuerpo puede adaptarse al programa de ayuno, lo que lleva a la disminución de los resultados. Considera la posibilidad de modificar tu periodo de ayuno o de probar métodos de ayuno diferentes, como el ayuno de días alternos o el método 5:2. Al introducir algo de variedad, puedes desafiar a tu cuerpo y potencialmente reavivar los beneficios del ayuno intermitente.

Prioriza el sueño de calidad y controla el estrés

El sueño adecuado y la gestión del estrés son aspectos a menudo ignorados pero esenciales para mantener los beneficios del ayuno intermitente. Procura dormir de forma constante y con calidad para favorecer la regulación hormonal y la salud en general. Además, encuentra formas saludables de controlar el estrés, como la práctica de la atención plena, la meditación o la participación en actividades que le ayuden a relajarse. El estrés y la falta de sueño pueden afectar a la respuesta del cuerpo al ayuno, por lo que es importante cuidar estos aspectos.

Controla la ingesta calórica

Aunque el ayuno intermitente puede conducir de forma natural a una reducción de la ingesta calórica, sigue siendo fundamental ser consciente de las calorías que se consumen durante los periodos de comida. Vigila el alcance de las porciones y asegúrate de que no estás compensando el ayuno con excesos o consumiendo calorías de más.

Por último, asegúrate de no sufrir ningún efecto adverso.

Nuestra investigación sobre lo que ocurre cuando se interrumpe el ayuno intermitente ha revelado una serie de dilemas a tener en cuenta. Mientras que algunas personas experimentan un aumento de peso de rebote y una disminución de los niveles de energía, otras han descubierto que el ayuno intermitente sostenido puede proporcionar una variedad de beneficios médicos y ayudar en la pérdida de peso a largo plazo. 

Al final, todo se reduce a las preferencias personales y al tipo de cuerpo. Si estás pensando en probarlo, pide consejo a un profesional sanitario y usa el sentido común. 

Si decides que interrumpir el ayuno intermitente es mejor para tu salud o estilo de vida, consulta a un profesional calificado sobre la mejor forma de proceder. En cualquier caso, tomar una decisión con conocimiento de causa debería garantizar que el resultado de interrumpir el ayuno intermitente no te sorprenda.